miércoles, 20 de abril de 2011

Rafael Blanco.- RELATOS MITOLÓGICOS GRIEGOS.

...Es una manera de pulsar los timbres de todas las indiferencias, que con el desinterés y la desgana alimentamos día a día. Una forma de convocar en una magna asamblea de contenido inmenso, a cinco continentes, al Universo todo. Allí con un chillido que llegue hasta los huesos, rasgar la indolencia en todos los dialectos, parar todas las siestas -muertes pequeñas, infértiles y torpes--
Estremecer las conciencias de todas las razas, quebrando su apatía y ablandarlas con gotas de rocío en un amanecer todo esperanza, si la fortuna es ventajosa. Si continuara adversa, con lágrimas de angustia en un desconsuelo de redunción imposible. Elegía tristísima, que en pentagrama de rayas inconcretas escribieron cien ojos con notas transparentes, salobres y redondas. Lágrimas de aflicción que seguirán vertiendo esos cien ojos por todas las muertes injustas y tempranas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario