martes, 10 de enero de 2012

JORGE MOLIST.- Prométeme que serás libre.

¿Sería el monarca realmente el enviado de Dios para conquistar Granada y Jerusalén para la cristiandad?.
Eso creían muchos. Quizá lo creyera el propio rey y pensara que como emisario del Señor sus altos fines justificaban los medios. Ya le perdonarían sus confesores en nombre de Dios.

Anotó en su libro una frase que recordaba haber escrito ya antes: "PODER ES LA CAPACIDAD DE DAÑAR A LOS DEMÁS" ...¿JUSTIFICA UN ALTO DESIGNIO EL USO DE MEDIOS MISERABLES?. ... DIOS NO PUEDE ESTAR CON AQUELLOS QUE CAUSAN SUFRIMIENTO A INOCENTES

No hay comentarios:

Publicar un comentario