domingo, 3 de marzo de 2013

ÁNGELES CASO.- Contra el viento.

Premio Planeta 2009.

Ella sentía a su bebe dentro, moviéndose y haciéndose sitio, alimentándose y creciendo gracias a su propio cuerpo. Formaba parte de ella con la misma naturalidad que sus manos. Era un pedacito de sí misma, carne de su carne, un corazón latiendo junto a su propio corazón, y esa sensación resultaba luminosa y llena de vida. ...

Aun no podía darse cuenta, pero ella, que había crecido llena de fortaleza y de solidez, estaba a punto  de convertirse en una pobre mujer  deshecha, con la mitad del alma arrancada a mordiscos por el hombre al que amaba, el hombre que juraba que la quería intensamente. ¿Pero cómo decirte a ti misma que has creído elegir entre todos sólo intenta destrozarte? ¿cómo confesarte que tu amor no camina hacia la luz que debe iluminar a los seres que han decidido compartir un pedazo de sus vidas depositando la confianza del uno en el otro, sino que ha tomado el camino retorcido y peligroso que lleva al otro lado, allí donde los rayos se desintegran convirtiéndose en oscuridad y caos?


Mientras bailas, el alma sale del cuerpo y se va por ahí y ve cosas nuevas. Cuando vuelve, está más descansada más feliz. Vete y disfruta.
Fueron a la vieja discoteca del pasado. Sâo bailó durante muchas horas. Se sentía bien. Quizá fuera cierto que el alma se paseaba entretanto por el mundo, porque se olvidó de todo, del desamor y las desilusiones  de las estrecheces  económicas y las noches demasiado cortas ,...

No hay comentarios:

Publicar un comentario