domingo, 11 de agosto de 2013

EDUARDO MENDOZA.. La verdad sobre el caso Savolta.

- Mira chico, el proceso es tan simple como todo esto: te haces miembro de un partido, el que sea, y empiezan:  "Paga por aquí, paga por allá, vota esto, vota aquello".  Y luego van y te anuncian: "Ya hemos jodido a los conservadores, ya hemos jodido a los radicales".  Y yo me pregunto, ¿tanto cuento, para qué?  Uno sigue igual, un día y otro día, los precios suben, los sueldos no se mueven. 
Perico Serramadriles siguiendo el vaivén de los acontecimientos se había vuelto revolucionario y quería saquear los conventos y los palacios, del mismo modo que dos años atrás  exigía una intervención armada  para poner fin con hierro y fuego a las huelgas y los alborotos. 

A decir verdad,  la situación del país en aquel año de 1919 era la peor por la que habíamos atravesado jamás. Las fábricas cerraban, el paro aumentaba y los inmigrantes procedentes de los campos abandonados fluían en negras oleadas a una ciudad que apenas podía dar de comer a sus hijos. Los que venían pululaban por las calles, hambrientos y fantasmagóricos, arrastrando sus pobres enseres en exiguos hatillos los menos, con las manos en los bolsillos los más, pidiendo trabajo, asilo,  tabaco y limosna. Los niños enflaquecidos corrían semidesnudos, asaltando a los paseantes;  las prostitutas de todas las edades eran un enjambre patético. Y, naturalmente, los sindicatos y las sociedades de resistencia habían vuelto a desencadenar una trágica marea de huelgas y atentados; los mítines se sucedían en cines, teatros, plazas y calles; las masas asaltaban las tahonas. Los confusos rumores que, procedentes de Europa, daban cuenta de los sucesos de Rusia encendían los ánimos y azuzaban la imaginación de los desheredados. En las paredes aparecían signos nuevos  y el nombre de Lenin se repetía con frecuencia obsesiva. 

Pero los políticos si estaban intranquilos, lo disimulaban. Inflando el globo de la demagogia intentaban atraerse a los desgraciados a su campo con promesas tanto más sangrantes cuanto más generosas.  A falta de pan se derrochaban palabras y las pobres gentes, sin otra cosa que hacer, se alimentaban de vanas esperanzas.  Y bajo aquel tablado de ambiciones, penoso y vocinglero germinaba el odio y fermentaba la violencia.

jueves, 1 de agosto de 2013

ROSA MONTERO .- Historia del Rey Transparente

Cierto día mi esposo y yo cogimos el autobús para ir al  hospital,  él tenía programada una intervención de cirugía mayor ambulatoria, llegábamos con la hora justa, y  con los nervios propios de la ocasión, olvidé coger un libro en casa para entretener el tiempo y no pensar demasiado... Subimos al autobús, y en una de las paradas accedieron una pareja, ella dejó un libro en uno de los asientos,.. el autobús fue recogiendo más gente y nadie se atrevía a sentarse en ese lugar, hasta que ya una señora pregunto y la mujer que lo había dejado dijo que estaba libre .. que lo había liberado para que quien quisiera lo leyera... por supuesto dado que nadie se mostraba interesado lo cogí yo... y me alegró ese día y los siguientes.  Una vez que haga esta reseña, lo liberaré igualmente. GRACIAS...
Existe una iniciativa a nivel mundial para hacer seguimiento de estos libros  http://www.bookcrossing-spain.com/

Todas las mañanas me entreno y recupero forma en el patio de armas. A veces combato contra sir Wolf, a veces contra el capitán de la guardia de la Duquesa Blanca. Luego me escondo en algún rincón de los jardines y disfruto de los libros de Dhuoda. Con Nyneve he leído  El libro de los Monstruos, es un compendio de la obra latina de un tal Plinio, que es un sabio del tiempo antiguo, traducido a nuestra lengua. Es un libro increíble en el que cabe  el mundo.  Por él me he enterado de que hay confines remotos en los que existen hombres con una sola pierna, y con el pie tan grande que lo usan para taparse del sol. Y también hay seres que carecen de boca, y que se alimentan oliendo la comida. Nunca pensé que la Tierra fuera un lugar con tantas maravillas.
-- No deberías creerte todo lo que lees -- me aconseja Nyneve. 
-- ¡Pero si tú me has dicho que el saber está en los libros!
-- Si, pero ni siquiera el saber es del todo fiable... Hay que aprender a distinguir. 
Pero a Plinio le creo. Cuenta que al Norte de todo está un lugar muy parecido al Paraíso. Me he aprendido sus palabras de memoria:  "se cree que allá se encuentran los goznes del mundo. Es una zona templada de agradable temperatura, exenta de todo tipo de viento nocivo. Toda discordia y sufrimiento son desconocidos para sus pobladores. La muerte no les sobreviene sino por estar hartos de vivir". ...Todos estos libros, lo noto, me están cambiando por dentro. Yo no podía imaginarme que esto de leer era como vivir. 
********************************************************************************
Esperanza:  pequeña luz que se enciende en la oscuridad del miedo y la derrota, haciéndonos creer que hay una salida. Semilla que lanza al aire la sedienta planta en su último estertor, antes de sucumbir a la sequía. Resplandor azulado que anuncia el nuevo día en la interminable noche de tormenta. Deseo de vivir aunque la muerte exista. 
He empezado a coleccionar palabras para la enciclopedia que quizá algún día escribiré. Lo cual es, en sí mismo, un perfecto ejemplo de esperanza.